lunes, 25 de julio de 2011

De regreso o segundas partes son revancha


Pues bien, no soy de las que dejan las cosas “a la buena de dios”, pero hubo acontecimientos extraordinarios e inesperados que hicieron que me ausentara más de un año de estos “chunches”, no voy a darles el breviario de lo acontecido, pero les diré en dos palabras lo que pasó y lo que está pasando ahora mismo: sigo aquí.

Y seguiré algún tiempo, no sé exactamente cuánto pero eso es lo de menos, ya saben, no hay por qué obsesionarse con temas que no están tan a nuestro alcance, todos tenemos un "deadline" pero para qué traerlo ahorita al caso ¿no? Bueno, tomando en cuenta la noticia que acaban de darme creo que de hecho sí viene al caso, les cuento…

Recién llevo cuatro meses en la nueva chamba, va bien, hay cosas que no me hacen muy feliz pero bueno siempre podría ser peor ¿no? Tengo la mala costumbre de ser muy puntual, de hecho exagero con la puntualidad, siempre llego temprano a todos lados, por lo tanto, al llegar todos los días temprano a trabajar digamos que las únicas personas que te encuentras en chinga a esas horas son los polis de vigilancia y las señoras del aseo. No sé a ustedes, pero yo siempre tiendo a llevarme muy bien con éstas personas, para mí la neta, las más valiosas de cualquier lugar, además los que son bien leales a ti y están puestísimos para ayudarte con cualquier problema.

Pues bien, hace una hora vinieron a solicitarme una cooperación para la familia de la señora Hilda, les dije que si, además les pregunté qué le había pasado y si se encontraba bien, la respuesta creo que ya la imaginan, ella falleció ayer...

A pesar de conocerla poquísimo tiempo, me ha dolido mucho la noticia, la señora Hilda siempre estaba de buenas, no te negaba un favor, si te notaba triste te preguntaba el motivo y hacía lo posible por hacer algo para que te sintieras bien, te decía algo bonito, te daba un abrazo, a mi incluso me regaló una “novena”, me dijo que tuviera fe y que lo que yo pidiera lo iba a conseguir, no le comenté obvio que yo no creo en eso ni nada, el simple hecho de que se tomara la molestia de ir fuera de la oficina a sacar una copia de un pedazo de papel con un santito al que ella le era fiel devota y lo compartiera conmigo, tiene un significado muy especial y lo voy a conservar así, como el recuerdo de alguien especial.

Y bueno el punto es, los que seguimos aquí, ojala y aprovechemos el viaje y dejemos un recuerdo (bueno de preferencia) a las personas que nos conocieron, aunque fuera poco tiempo, eso no importa, hay que procurar pasar con menos pena y más gloria, por el simple motivo de que ya que estamos aquí pues hay que vivir.

P.D. Andaré mucho más seguido por acá, ojala lean y escriban algo, lo que quieran, aquí nos leemos.

3 Comentarios:

Pinheadsito dijo...

Exacto es lo que digo, si alguien quien sea se toma el tiempo de darte algo un rosario una estampa de rezar por ti vaya esa persona cree que lo vales y creo que lo mejor es que lo da sin recibir nada a cambio y jugandosela a que te burles (por que ella no sabe si tu eres creyente o no) y lo hace, es para mi ese un acto muy noble independientemente de si tu crees o no en un dios o no.
Es una tristeza que la señora no este para hacerte sonreir pero velo de este modo ... te cuida ella :)

Atteconqueso dijo...

Muchas veces aprendemos más de quien menos esperamos. Que mala onda por la señora, pero que bueno que alguien, además de su familia, la va a recordar, así tan bonito como la recuerdas tú. Eso es trascender y no chingaderas.
Que bueno que volviste!! :D

Sol dijo...

gracias, que bueno volver a leerlos a ustedes :)

Publicar un comentario